¿Tienes problemas o retos?

Cambiemos los "problemas" por "retos"

Cuando vivimos una situación desestabilizante, vemos todo teñido por la emoción generada de ese evento, y generalmente nos mantiene en un estado de estrés, miedo, frustración, enojo prolongado, impidiéndonos ver soluciones muchas veces lógicas pero invisibles ante nuestra mente.


Cada problema se convierte en un reto cuando nos abrimos a la oportunidad de encontrar nuevas soluciones, mirando más allá de nuestra única percepción, de nuestras creencias y programas, aceptando que hay otro universo de percepciones y realidades.

Somos seres tan básicos, que cuando nuestro cerebro vive en el presente un evento que nos conflictua, lo relaciona con una historia del pasado aun resuelta y revive el drama, aveces sin que este este pasando realmente.


Te contaré del caso de Silva, que se quejaba del gran esfuerzo que hacía para ser reconocida por su jefe por sus logros en ventas, esto le generaba enojo y tristeza. Cuando se permitió mirar en su interior a través de la terapia, encontró una gran herida de no aceptación por parte de su padre cuando ella era pequeña y un 9 de calificación en la escuela era parte de su responsabilidad como hija. Ella necesitó el reconocimiento que no obtuvo. La percepción de la adulta puede mirar el origen y darle una nueva solución desde una mirada más consciente, sanando el dolor.


Nuestra mente nos trae al presente estos conflictos no resueltos en cada oportunidad, emergen con los mismo dolores y emociones, las mismas historias con diferentes personajes y escenarios, dándonos la oportunidad de escarbar en nuestro interior y poder resolverlos de una vez por todas…. O seguirlas viviendo desde la tensión, esto ya se convierte es una decisión.


Pensemos por un momento en la historia, la vida misma nos presenta retos, todos ellos tienen solución aunque no la podamos ver, excepto la muerte. Estos retos nos han permitido evolucionar, adaptarnos como especie, sociedad, individuos y poder fortalecernos con nuevos recursos para poder continuar el camino, incorporando lo aprendido: la nueva manera de hacerlo, mejorando todo y haciéndolo más fácil.


La diferencia está en poder ver al problema como un reto, con soluciones puestas ahí, listas para ser descubiertas por nosotros, si es que tenemos la posibilidad de creer en nosotros mismos y en nuestra capacidad de ser “un mejor yo”, un “up date”, más fuerte, más eficaz, más lo que sea… reconociendo nuestra luz interior.

Si el reto está frente a ti hoy es porque puedes!! Con ese impulso de energía podrás ver que todo lo que te presenta el menú de la vida, esta servido de manera fácil.


Toda crisis es una oportunidad de cambiar nuestra estructura, nuestros patrones de pensamiento y de reactividad por unos nuevos que funcionen mejor para lograr el tipo de vida que queremos: nuevos hábitos, mejorar tu relación de pareja, ser más eficiente en tu trabajo, disfrutar más la vida, etc.

Y se convierten en experiencias de las cuales en algún momento estaremos agradecidos, porque nos brindan más claridad para enfrentar a los nuevos retos que siempre estarán esperándote ahí.


Este es el verdadero SER que somos, capaces de mejorar nuestra vida a través del caos con nuestras decisiones conscientes, mirando las muchas posibilidades que ya están ahí.


Somos seres llenos de recursos, completos y perfectos, hemos sobrevivido miles de años ante retos más extremos. Tú puedes con ese reto que tienes enfrente el día de hoy!!


¿Estas listo para evolucionar a ese nuevo “yo” ?


153 vistas0 comentarios